¿En futuro habrán solo talleres oficiales?

Hace unos años, en cada barrio había uno o más talleres de neumáticos (o de mecánica en general) capaces de solucionar todo tipo de problema, sin importar el año, el modelo o la marca de coche o moto. Con el tiempo, los cambios y las novedades tecnológicas, han hecho que determinados vehículos puedan ser reparados solamente si el taller tiene herramientas, tanto físicas como digitales, pensadas para los software nativos introducidos por las grandes marcas.

Si, por un lado, el trabajo en una oficina mecánica sigue siendo el mismo, en muchos aspectos los talleres tienen que actualizarse y modernizarse. Para evitar una posible hemorragia de clientes hacia los talleres oficiales. Estos últimos, aunque aseguren piezas de recambios originales y garantías oficiales, muchas veces tienen tarifas considerablemente más altas. ¿Y que pasará con los coches eléctricos, híbridos o de hidrógeno? ¿En futuro desaparecerán los talleres de barrio y dejarán todo el mercado en las manos de los oficiales?

Talleres modernos, talleres útiles

Es evidente que los talleres que no invierten en su futuro, serán los que más problemas tendrán para mantenerse a flote en un mercado realmente muy dinámico y que cambiará mucho, en los próximos años. No hablamo solo de la tipología de vehículos y de las nuevas fuentes de energía. Si no también de la forma en que los clientes encuentran y comunican con el taller de confianza.

Redes sociales, móviles, emails, páginas web, aplicaciones… Es importante que tu taller entre en el mundo digital y sea protagonista, para no caer en el olvido y terminar con los pocos clientes de siempre. Un taller de barrio hoy en día puede alcanzar, potencialmente, automovilistas de todo el mundo.

En futuro habrán solo talleres oficiales

Además de crear una imagen moderna hacia el exterior, utilizar y aprovechar las nuevas tecnologías es también la ocasión para mejorar la eficiencia y la gestión de tu taller. Por ejemplo, a través el utilizo de programas o software para controlar el horario de trabajo, pedir piezas, verificar estado y cantidad de los recambios, sondear los almacenes y, evidentemente, organizar y planificar citas. También es importante aprender a utilizar herramientas y sistemas útiles para hablar con los clientes.

El futuro ya está aquí y tu taller no puede quedarse atrás.

Un mercado muy amplio

Los talleres oficiales, de hecho, representan un ejemplo con respeto a la capacidad de transmitir seguridad y modernidad. También de un punto de vista estético, un taller de ese tipo ocupa espacios amplios, minimalistas, limpios y muy organizados. Los mecánicos visten de manera uniforme, haya un sistema de recepción activa y se hace un uso extensivo de las nuevas tecnologías. A veces, el cliente comunica al mecánico los eventuales problemas que acaban registrados en una tableta y pasados al centro de revisión.

En pocos minutos, conectando el coche o la moto al ordenador, es posible tener una diagnosis completa en tiempos rápidos y sin casi errores. ¿Esto es suficiente para que los talleres oficiales se hagan con todo el mercado? Es cierto que las normas, siempre más restrictivas de los fabricantes (Audi, BMW, Volkswagen, FCA, PSA y otros) reducen la libertad de acudir a un taller de barrio (por culpa de políticas de garantías, sobre todo).

Sin embargo, no siempre los talleres oficiales brindan un servicio realmente de calidad. Puede pasar que, debajo de una apariencia moderna y eficaz, se esconda un bajo nivel de profesionalidad. La gran ventaja de los talleres de barrio y que todavía pueden ayudarte a mantener y expandir tu negocio son estas:

  • Todavía hay muchos coches viejos o antiguos.
  • Puedes aplicar tarifas personalizadas y precios más competitivos.
  • La calidad de tu taller te premiará siempre, gracias al pasapalabra.
  • La atención al detalle y la relación informal y directa con los clientes hará que vuelvan a tu taller.

Y recuerda siempre esta frase: «El taller oficial cambia: el taller de barrio repara».

En futuro habrán solo talleres oficiales

Fidelizar los clientes y actualizarse, siempre

Para evitar que los talleres oficiales se coman a tus cliente, es necesario esforzarse para mantenerte actualizado y mantener una relación directa con los automovilistas. Tu taller no es solo un lugar donde llevar el coche, sino también un sitio donde los amantes de los motores pueden pedirte ayuda, consejos, compartir ideas, noticias y puntos de vista.

Sería ideal aprender a comunicar con los clientes, demostrandoles que pueden contar siempre con tu colaboración, aplicando precios que sean transparentes y justos. Tu gran ventaja es que, mientras los talleres oficiales tienen que respetar tarifas fijas y mantener niveles de producción establecidos desde arriba, siempre podrás ofrecer a tus clientes alternativas en línea con sus reales exigencias y poder adquisitivo. Todo esto no es poco.

Así que no tienes que asustarte: prepárate para enfrentarte al futuro, familiarizándote con el entorno digital y dedicando tiempo a tus clientes.