neumático sobre un suelo de taller mecanico

Cómo pavimentar un taller mecánico de automoción

Hay varias alternativas para pavimentar el suelo de un taller. Box, garajes y talleres mecánicos son entornos particularmente críticos, sujetos al desgaste y al tránsito de vehículos y cargas pesadas. Por esta razón, se utilizan suelos industriales de alta resistencia, fabricados en cemento clásico o con otros materiales innovadores, capaces de garantizar una mayor vida útil, solidez y tolerancia al estrés.

El hormigón, la resina y el vinilo son los materiales más utilizados para recubrir el suelo de un taller mecánico de neumáticos o de automoción en general. Estos tipos tienen diferentes costes, propiedades y dinámicas de instalación. Los suelos de vinilo industriales, por ejemplo (también llamados PVC), están hechos de baldosas entrelazadas que se unen. El hormigón o cemento, por otro lado, se coloca con técnicas de fundición, mientras que la resina se aplica de la misma manera que una pintura gruesa.

Veamos en detalle cómo pavimentar un taller mecánico de automoción con estos tres materiales.

Cómo pavimentar un taller con hormigón

coche y aceite sobre suelo de taller mecanico

La mezcla de hormigón que formará el suelo se obtiene mezclando el cemento con agua, arena y grava. Es aconsejable no exagerar con los porcentajes de agua, ya que correrías el riesgo de obtener un compuesto con baja resistencia adhesiva.

La base de fundición debe ser sólida y, por lo tanto, debe prepararse en el mejor de los casos con un relleno granular de aproximadamente 5-10 cm de espesor. Para un taller pequeño, puede verter la masa directamente y nivelarla con la ayuda de una paleta pequeña. En el caso de talleres más grandes, el consejo es ayudarse con un encofrado de contención y una red de mallas metálicas, que otorgarán una mayor integridad estructural al revestimiento.

En cualquier caso, la superficie debe nivelarse y compactarse antes de que la mezcla de cemento comience a endurecerse. Por lo tanto, para un mejor sellado es posible pensar en agregar juntas de metal y una capa adicional de cuarzo y polvos oxidantes.

Entre los tiempos de preparación del fondo, la masa, la fundición, el lijado y el secado, un suelo para taller en hormigón tarda unos 10 días en instalarse. Considera unos días más si quieres aplicar una pintura brillante impregnante o antideslizante.

Cómo pavimentar un taller con resina

La resina para el suelo de un taller se aplica con el mismo principio que la pintura. Incluso en este caso, sin embargo, es necesario preparar la base antes de aplicar el recubrimiento. El fondo debe tratarse de manera capilar. Debe limpiarse, nivelarse con una capa de imprimación y luego lijarse para eliminar marcas indelebles, marcas de neumáticos y residuos de pintura vieja. En casos extremos, también se requiere un tratamiento a base de ácido muriático para eliminar las imperfecciones más difíciles.

Una vez que la base procesada está seca, se puede aplicar la resina. Para cubrir un taller de neumáticos o automoción pequeño, puedes usar agentes de impregnación simples o resinas de película delgada. En oficinas mecánicas más grandes y con mayor tráfico, el consejo es aplicar resina epoxídica multicapa, que es más gruesa y más fuerte que una impregnante. El epoxi también está disponible en diferentes colores que te permitirán personalizar, además de proteger, el suelo del taller.

La resina se extiende con un rodillo de pintor, generalmente comenzando desde la esquina opuesta de la entrada. Se recomiendan dos pases para una sujeción estable. Una limitación importante de los suelos de resina es la falta de protección contra la luz solar. Para superar este problema, se sugiere aplicar una capa adicional de resina de poliuretano, que es más ideal contra la luz natural y artificial. Los tiempos de instalación en este caso son de alrededor de 7 días.

gato levanta coche sobre suelo de taller mecanico

Qué saber antes de pavimentar tu taller

Cuando ya has decidido pavimentar tu taller, ten en cuenta algunas premisas importantes. El suelo del taller debe ser particularmente resistente a abolladuras, rasguños y abrasiones. Debe ser capaz de soportar cargas estáticas y dinámicas y, sobre todo, debe tener una superficie adecuada para vehículos, carretillas elevadoras y transpaletas.

Los neumáticos y el aceite de motor a menudo contribuyen a arruinar el suelo y dejan halos indelebles, así como antiestéticos. Junto con la grasa, las marcas de los neumáticos y el polvo, se agregan los agentes químicos utilizados para el trabajo realizado en el taller. Por lo tanto, el tipo de suelo que has elegido debe minimizar estos problemas tanto como sea posible.

Otro aspecto fundamental, al decidir pavimentar un taller, es el de la humedad. Garajes y bajos son ambientes típicamente afectados por el moho y la condensación. Los residuos de humedad, además de estimular el crecimiento de hongos y bacterias, son la causa de expansiones y grietas desagradables.

En resumen, eligir bien el suelo de tu taller mecánico es crucial para tu negocio. En este sentido, lo más importante es poder contar con soluciones confiables y materiales que puedan durar mucho tiempo.