Cómo prevenir accidentes en el taller mecánico

¿Cómo se pueden prevenir los accidentes en tu taller mecánico?

Como sabes muy bien, si trabajas en un taller de neumático o de mecánica en general, las actividades que se desarrollan en este ámbito profesional comportan el contacto constante con materiales y objetos peligrosos, incluyendo líquidos y residuos nocivos. Estar a pocos centímetros de un motor y sus partes calientes, respirar humos insalubres y estar expuesto a cortes, golpes o impactos, es algo bastante normal en una oficina mecánica. Por esta razón, siempre viene bien algún consejo para prevenir posibles accidentes y limitar imprevistos posiblemente graves.

El taller, un lugar lleno de peligros

En un taller de neumáticos o mecánico, se utilizan a diario una gran variedad de utensilios y maquinarias. Es importante estar adecuadamente formado para poder manejar herramientas de corte, de sujeción, sierras, lijadoras, soldadoras o también elevadores hidráulicos, u otros que sirven para el funcionamiento general, incluidos paneles eléctricos, generadores, tomas de corriente. Los mecánicos más expertos saben que trabajan en un entorno nocivo, molesto, peligroso e insalubre.

Cómo prevenir accidentes en el taller mecánico

El aspecto más importante de la prevención, está en el conocer y reconocer todos los posibles peligros y saber, con exactitud, las consecuencias de un utilizo incorrecto, inadecuado o demasiado prolongado en el tiempo. También es fundamental tener un registro de mantenimiento, para asegurar que todos los empleados y mecánicos puedan siempre trabajar en las mejores condiciones posibles, con herramientas y maquinaria libres de defectos o malfuncionamientos.

La señalización de los posibles peligros, con indicaciones, paneles informativos y avisos, es crucial para que el taller se convierta en un lugar más seguro. Así como utilizar prendas y ropa de trabajo especialmente pensada para este tipo de actividades. El uso de guantes, gafas, monos y pantalones reforzados, así como botas y protectores, debería ser una prioridad para todos los profesionales del sector. Ten en cuenta que explosiones, incendios, fugas de líquidos tóxicos o la inhalación de humos nocivos son muy frecuentes cuando hay que lidiar con motores de combustión interna. Hasta el tipo de suelo elegido para tu taller, puede aumentar el nivel de seguridad.

La seguridad, sinónimo de eficiencia

La mayoría de las personas, cuando piensan en la seguridad de un taller, imaginan que esto tenga a que ver solo con normas frías, aplicadas de manera sumaria a casi todos los ámbitos profesionales. En el caso de una oficina mecánica, este aspecto va en paralelo con otros elementos clave, como la organización y la eficiencia. Las estadísticas han demostrado, por ejemplo, que hay más accidentes en los talleres donde se permite fumar, donde hay poca o escasa iluminación y donde los mecánicos no utilizan adecuados sistemas de protección.

Un taller plenamente eficiente funciona bien y ofrece un servicio excelente a sus clientes porque cada actividad se realizad en un ambiente seguro. Por ejemplo, todas las herramientas se guardan de manera ordenada, existe  una gestión atenta de los residuos, el espacio de trabajo es correctamente iluminado y los profesionales desempeñan solamente esas tareas por las que están formados.

Parecen reglas banales, pero la seguridad pasa a través de la concienciación de que en un taller nada puede subestimarse o tratar con superficialidad. Un suelo mojado, la presencia de gasolina, aceites o humos, el malfuncionamiento de una maquinaria o el acceso incontrolado a personas no autorizadas, aumentan la posibilidad de accidente. Piensa en todo esto: tienes que esforzarte, invertir tiempo y recursos en convertir tu taller en un lugar ordenado, eficiente, con máxima visibilidad y en que la comunicación pueda ser inmediata, limitando distracciones y dando máxima importancia al orden y a la limpieza.

Cómo prevenir accidentes en el taller mecánico

El secreto de la prevención: evitar el error humano

Ahora que sabes que tu taller es un lugar lleno de peligros, es importante individuar cuál es el más terrible de todos, para poder prevenir accidentes que, desafortunadamente, pueden convertirse en tragedia. Estamos hablando del error humano. Es cierto: son los mismos trabajadores de un taller mecánico que acaban cometiendo algún fallo que puede perjudicar la salud de todos. Y no estamos hablando solamente de errores directos y puntuales, algo que puede pasar a cualquiera. Nos referimos sobretodo a la superficialidad, al ahorro inútil, a la falta de profesionalidad, la inexperiencia y la dejadez.

La mayoría de los accidentes en talleres se producen por esta razón. Cada vez que un mecánico trabaja sin protecciones, sin verificar bien el funcionamiento de una maquinaria, realiza una tarea que no domina o, simplemente, no respeta las normas (por prisa o exceso de seguridad), su vida corre un riesgo serio. A tal propósito, es importante que cada trabajo, cada movimiento, se realice de manera organizada, ordenada y limpia.

Así que, si quieres evitar accidentes en tu taller, procura respetar todas las reglas de seguridad, empezando por las más simples. Que son, como hemos visto, mantener el ambiente de trabajo organizado, ordenado, limpio, ejecutar acciones y realizar tareas que se conocen, mantener herramientas y maquinarias en orden, utilizar prendas especificas, evitar distracciones y nunca subestimar la peligrosidad del trabajo.