cliente paga reparacion taller

Qué hacer si tus clientes no te pagan (o te pagan tarde)

Si tienes un taller, sabes muy bien que entre alquiler, sueldos, impuestos, licencias y recambios, cada día tienes que pagar una gran cantidad de facturas. Sin embargo, uno de los problemas principales es que no todos los clientes pagan cuando les devuelves el coche. Algunos te pagan tarde y otros, simplemente, no te pagan. ¿Qué hay que hacer para evitar que tu taller pierda dinero?

¿Por qué los clientes de tu taller no te pagan?

En la mayoría de los casos, la falta de tiempo y de organización se esconden detrás del problema. Muchos mecánicos devuelven el coche al cliente, que tiene prisa y necesita el coche, porque todavía no han tenido el tiempo para redactar la factura o contabilizar el precio total de las reparaciones o de las sustituciones de neumáticos u otras piezas. Otras veces, sobre todo si en un mismo vehículo han trabajado más profesionales, es necesario reunirse para calcular con precisión la cuenta que luego se presentará al cliente.

A esto podemos añadir un exceso de confianza hacia clientes antiguos y una cierta mala costumbre que, al fin y al cabo, solamente penaliza tu taller, tus dependientes y, en pocas palabras, la sobrevivencia de tu empresa.

La gente ama aprovecharse de las personas honestas. Seguramente, más de una vez, te habrás dado cuenta que ese cliente que no te paga o que ‘no puede’ pagarte, en realidad se ha comprado un smartphone de última generación o ha acabado de volver de las vacaciones en algún lugar exótico. Para muchos, ver tu taller lleno de coches significa que eres rico a priori. Como consecuencia, consideran poca cosa el dinero que te deben. No saben que de tus facturas activas depende tu vida, literalmente. ¿Qué es lo que tienes que hacer?

taller llama cliente que no paga

Evita las malas costumbres y organízate

Da igual que se trate de pagar el cambio de dos neumáticos, de la revisión y sustitución de los frenos o de las suspensiones, como de la reparación completa del motor. También un simple cambie de aceite representa tiempo, horas, profesionalidad y compromiso por tu parte y de los que trabajan contigo o para ti. ¿Porqué la gente, cuando va al restaurante o al supermercado, paga en el momento sin quejarse pero en tu taller se olvida de llevar metálico, nunca tiene suelto o no recuerda su deuda?

Ante todo, se importante evitar los malos hábitos. Si desde el principio, concedes créditos a todos, con la esperanza de ganar clientes, estarás cometiendo un gravísimo error. Así como es perjudicial acostumbrar la gente a pagar cuando les de la gana, por otro lado es mucho mejor hacer que, en cuanto entren en tu taller, sepan que no van a recupera el coche o la moto sin haber cubierto con monedas, cada una de las reparaciones. Aprende este lema: ¡no money, no car!

Punto dos: tu taller tiene que funcionar de manera eficiente. Cuando entra un nuevo vehículo, la persona encargada recopilará todos los datos del cliente, abriendo una ficha en tu ordenador, por ejemplo y explicar de inmediato la franja de precio en la que el taller se moverá. En segundo lugar, cuando el coche o la moto estén listos, llamarás al cliente comunicando el coste total. De esta manera, la persona sabrá lo que tiene que llevar encima y, al mismo tiempo, tienes que ser duro: ningún vehículo sale del taller si no has cobrado.

los clientes de los talleres pagan con varios metodos

Reglas claras, para todos

Todo esto significa establecer unas pocas reglas claras, para todos, transparentes. Una buena idea es colgar en tu taller una serie de avisos y carteles, especificando que los clientes están obligados a pagar en el momento, sin retrasos ni prorrogas.

Otra idea es pedir un adelanto por las reparaciones: por ejemplo, el 20 o el 30% del presupuesto, que podrás justificar con la necesidad de comprar las piezas de recambio. En caso de futuros impagos, por lo menos habrás ingresado a caja una cierta cantidad de dinero.

Es importante también ofrecer varios métodos de pago a tus clientes: en metálico o con tarjeta de débito y de crédito. Si sabes utilizar Internet, puedes también aceptar pagos por PayPal o por Transferencia Bancaria. Evidentemente, en este caso el cliente tendrá que mostrarte el recibo. Si no, las llaves del coche o de la moto se quedarán en el taller.

¿Y si el cliente no quiere pagar y se queja?

Recuerda siempre que ‘el trabajo se paga’. Si un cliente se queja, contesta con firmeza que es el único que te está dando problemas y que todos los demás te pagan en el momento: por lo tanto, no sería justo hacia ellos ofrecerle un trato de favor. No tiene ningún sentido y no puedes hacerlo. Además, añade que ya le habías avisado del coste (enseñándole el presupuesto, si lo hay) y que, en caso negativo, no podrás devolverle el coche.

Ten presente un último aspecto importante: perder un cliente que no paga significa ganar porque dejarás de trabajar gratis y tendrás más tiempo y espacio para otros que sí te pagan.

no te sientas culpable: todos tenemos problemas, pero si un cliente lleva un vehículo a un taller y te pide que lo repare, una vez realizado el trabajo, está obligado a remunerar ese trabajo. Sé directo, claro, inflexible y todos respetarán tus reglas, tu taller no tendrá créditos y podrás dormir más tranquilo.