mecanico busca una pieza de recambio

¿Los talleres tienen que devolver las piezas sustituidas a los clientes?

Una de las buenas costumbres que deberías tener en tu taller de neumáticos o de mecánica en general, es siempre enseñar al cliente las piezas del motor o del coche que has cambiado. Además de ser una excelente praxis, que permite mejorar la relación con el cliente y hacer que confíes más en ti, es algo que la Ley te obliga a hacer.

Pocos talleres, de hecho, saben que hay una norma que establece que los mecánicos están obligados en devolver las piezas sustituidas a los clientes. Y solamente ellos tienen que dar la autorización para su eliminación o destrucción. En este artículo te hablaremos sobre ello y te explicaremos porque vale la pena respetar esta sencilla pero clara ley.

Los talleres deben entregar las piezas al cliente

Sin añadir nada más a nuestra presentación inicial, para responder a la pregunta si los talleres tienen que devolver las piezas de los coches a los clientes, veamos directamente el texto de la Ley. Estamos hablando del Real Decreto 1457/1986, de 10 de enero, por el que se regulan la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles de sus equipos y componentes. Veamos juntos que es lo que dice.

En el párrafo «C» del articulo 9, dedicado a las piezas de repuesto, en el punto 5 se puede leer lo siguiente:

El taller que efectúe la reparación está obligado a presentar al cliente, y a entregarle al término de la misma, salvo manifestación expresa de éste, las piezas, elementos o conjuntos que hayan sido sustituidos.

No cabe ninguna duda: si tienes un taller y acabas de sustituir una pieza de un coche, 4×4, camioneta o moto, la ley te obliga a devolverla al cliente. A muchos, este tipo de proceso puede parecer inútil, obsoleto y también una gran pérdida de tiempo (y de espacio). ¿Qué pasa si tienes 10 coches reparados con 3/4 piezas sustituidas y no sabes donde meterlas?

mecanico busca una pieza de recambio

Ver las piezas cambiadas es un derecho del cliente

Hemos entrado en uno de los ámbitos más delicado en las relaciones con los clientesA la mayoría no le interesa ver con sus propios ojos lo que has cambiado ni sabría distinguir una pastilla de freno con un bujilla… Sin embargo, como tu tienes un taller de calidad y te esfuerzas todos los días para ser el mejor, ofreciendo un servicio de calidad a precios justos, esta obligación puede ayudarte. Y mucho.

Informar el cliente sobre el tipo de reparación realizada es una forma de crear una relación más directa. Dedicar tiempo a una persona significa mucho, hoy en día, y puede ayudarte a fidelizar los clientes viejos y conquistar los nuevos. Sé claro, transparente, comparte tus conocimientos y demuestra que eres una persona de fiar, además de ser un gran mecánico.

Cuando cambias unos neumáticos, un tubo de escape, la correa de distribución hasta las sencillas bombillas de los faros, guarda todo en la caja de la nueva pieza y enseña al cliente todo. Tanto la pieza vieja como el envoltorio o el paquete de la nueva. De esta manera tus clientes estarán ciertos que has realizado el cambio, pagarán con una sonrisa y volverán si la próxima vez tendrán más problemas. Es importante también advertirlos de una posible garantía o de la caducidad de la misma. Pero: ¿vale la pena ser tan honestos?

mecanico busca una pieza de recambio

Una oportunidad para ganar confianza

Puede que estés pensando que entregar las piezas cambiadas y explicar todo al cliente sea una perdida de tiempo. Si quieres que tu taller de neumáticos o de mecánica en general destaque, aunque parezca raro, el Real Decreto 1457/1986 puede convertirse en un válido aliado. Ante todo, podrías poner uno o más carteles en tu taller donde aparece esta ley. Comunicarás a todo que eres una persona que respeta la leyes: y esto significa mucho. Básicamente significa que no robas a los clientes.

Todos sabemos que hay todavía talleres que cobran por piezas que ni si quiera han comprado ni cambiado. Es importante que los clientes sepan distinguir entre los que trabajan bien y lo que no. El Real Decreto 1457/1986 es una forma para decirles a todo que pueden confiar en ti. Y si ganas un nuevo cliente de esta sencilla manera, recuerda que sus amigos y familiares también acudirán a ti.

Sin olvidarnos de la potencia y la fuerza de los clientes que te buscan por Internet. Cuando verán que les enseñas las piezas cambiadas y las cajas de las nuevas, se sentirán más aliviados al ver reflejados estos productos en la factura. Y publicarán en Google Map y en el Web buenas reseñas positivas sobre tu taller, algo que aumentará tu visibilidad (y tus ingresos).